El ultimo organito

Las ruedas embarradas del
último organito

vendrán desde la
calle buscando el arrabal

con un caballo flaco y un
rengo y un monito

y un coro de muchachas vestidas
de percal.

Con pasos apagados elegirá
la esquina

donde se mezclen luces de
luna y almacén

para que bailen valses detrás
de la hornacina

la pálida marquesa
y el pálido marqués.

El último organito
irá de puerta en puerta

hasta encontrar la casa
de la vecina muerta,

de la vecina aquella que
se cansó de amar.

Y allí molerá
tangos para que llore el ciego,

el ciego inconsolable del
verso de Carriego,

que fuma, fuma y fuma sentado
en el umbral.

Tendrá una caja blanca,
el último organito;

y el alma del Otoño
sacudirá su son,

y adornarán sus tablas
cabezas de angelitos,

y el eco de su piano será
como un adiós.

Saludarán su ausencia
las novias encerradas

abriendo las persianas detrás
de su canción,

y el último organito
se perderá en la Nada,

y el alma del suburbio se
quedará sin voz.

Letra: Homero ManziMúsica: Acho Manzi
Año: 1948

   

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s